Más allá de la oferta y la demanda: por qué la gestión de la cartera es el eslabón que falta para el éxito del IBP

07 Jun 2024


Blog

Seamos francos: su organización está en peligro si no está integrando la gestión de la cartera en su proceso de Planificación Empresarial Integrada (PEI). En el vertiginoso y cambiante mercado actual, no prestar atención a su cartera es una receta para un rendimiento inferior al óptimo y para perder oportunidades que repercutirán en el balance final y en la relación con los clientes.

Sin duda, una cartera estática es un lastre competitivo. Las empresas que no no gestionan su cartera de forma proactiva corren el riesgo de quedarse rezagadas frente a competidores más ágiles y adaptables.

 

Los peligros de descuidar la gestión de carteras

Para entender por qué la gestión de la cartera es esencial para el éxito del IBP, merece la pena examinar los principales riesgos y peligros de descuidar este proceso crítico para el negocio.

En primer lugar, sin una visión clara e integrada de la cartera, las organizaciones corren el riesgo de tomar decisiones lentas o equivocadas sobre dónde invertir sus limitados recursos. En un mercado que cambia rápidamente, es demasiado fácil quedar atrapado en la extinción de incendios a corto plazo y perder de vista el panorama general. Un proceso sólido de gestión de la cartera garantiza que los recursos se alineen estratégicamente con los objetivos empresariales a largo plazo.

En segundo lugar, descuidar la gestión de la cartera puede conducir a una proliferación de productos de bajo rendimiento y poco rentables. Según nuestra experiencia, no es infrecuente que las organizaciones descubran que un pequeño porcentaje de su cartera genera la mayor parte de sus beneficios. Al mismo tiempo, una larga cola de unidades de mantenimiento de existencias (SKU) de bajo rendimiento arrastra a la baja el rendimiento global. Al integrar la gestión de la cartera en el proceso de IBP, las organizaciones pueden tomar decisiones basadas en datos sobre en qué productos o servicios invertir y cuáles optimizar o racionalizar.

En tercer lugar, y tal vez lo más importante, la falta de integración de la cartera puede llevar a la pérdida de oportunidades y a amenazas competitivas.

Tomemos como ejemplo a Kodak. Antaño una fuerza dominante en fotografía, la empresa no supo adaptar su cartera al auge disruptivo de la imagen digital. O piense en Nokia, que pasó de ser el principal fabricante de teléfonos móviles del mundo a caer en picado por no haber sabido responder a la revolución de los smartphones. A pesar de inventar el Walkman, incluso Sony perdió el tren del cambio a la música digital.

Hoy en día, estoy seguro de que veremos muchos más ejemplos de empresas que no disponen de la cartera adecuada en el momento oportuno a medida que la tecnología y los comportamientos de los clientes cambian aún más rápidamente.

 

El caso de la integración

Entonces, ¿qué aspecto tiene una gestión eficaz de la cartera en el contexto de la IBP? En esencia, se trata de crear una visión única e integrada de su cartera que abarque múltiples horizontes temporales y funciones empresariales.

Esto empieza por comprender claramente la estrategia y los objetivos empresariales generales de la empresa. ¿Cuáles son los mercados clave y los segmentos de clientes a los que queremos servir? ¿Cuáles son nuestras competencias básicas y nuestros puntos de diferenciación? ¿Cuáles son nuestros objetivos de crecimiento y rentabilidad a largo plazo? Las respuestas a estas preguntas deben impulsar la estrategia de cartera e informar las decisiones cruciales de desarrollo de productos, fijación de precios e inversión centradas en el cliente.

A continuación, el plan de la cartera debe integrarse con los planes de la demanda y la oferta para garantizar la alineación y la viabilidad. Esto significa considerar no sólo qué productos o servicios ofrecer sino cómo llevarlos al mercado de forma rentable y eficaz. ¿Cuáles son los volúmenes de ventas y los márgenes previstos para cada producto/servicio? ¿Cuáles son los requisitos de fabricación y distribución? ¿Cuáles son las limitaciones de recursos y capacidad? Al integrar estos planes, las organizaciones pueden garantizar que las decisiones sobre la cartera de productos se basan en la realidad operativa.

Por último, la gestión de la cartera debe ser un proceso continuo e iterativo, no un acontecimiento puntual. Los mercados, las necesidades de los clientes y el panorama competitivo cambian constantemente. Los planes de cartera deben revisarse y ajustarse periódicamente en función de la información y los conocimientos más recientes. Esto requiere una plataforma de planificación que permita la visibilidad en tiempo real, el modelado de escenarios y la toma de decisiones en colaboración.

 

Integración de la cartera con Oliver Wight IBP Powered by Board

Oliver Wight IBP Powered by Board permite a las organizaciones crear una visión unificada de su cartera que abarca los niveles estratégico, táctico y operativo. Las empresas pueden modelar múltiples escenarios de cartera, evaluar compensaciones y riesgos, y tomar decisiones basadas en datos a partir de perspectivas en tiempo real. También pueden conectar a la perfección los planes de cartera con la demanda, el suministro y los planes financieros para impulsar la alineación y la optimización de extremo a extremo.

Pero el verdadero poder de Oliver Wight IBP Powered by Board reside en su capacidad para convertir los planes en acciones. Gracias a sus funciones integradas de flujo de trabajo, elaboración de informes y análisis, permite a las organizaciones realizar un seguimiento del rendimiento, identificar carencias y oportunidades y corregir el rumbo en tiempo real. Las decisiones relativas a la cartera se pueden transmitir rápidamente en cascada a toda la organización, garantizando que todos trabajen en pos de metas y objetivos comunes.

 

Ventaja competitiva

En el mercado hipercompetitivo actual, la capacidad de gestionar la cartera de forma proactiva proporciona una ventaja competitiva evidente. Las organizaciones que puedan adaptar rápidamente su oferta a las necesidades cambiantes de los clientes y a las condiciones del mercado estarán mejor posicionadas para captar oportunidades de crecimiento y defenderse de las amenazas emergentes. 

Sin embargo, la mayoría de las soluciones IBP del mercado no ofrecen la gestión de carteras como estándar. Es como comprar un coche caro sin ventanillas. Esto puede ocurrir cuando las personas que compran la solución no hacen las preguntas adecuadas ni saben lo que la empresa necesita para tener éxito.

Al integrar la gestión de carteras a través de Oliver Wight IBP Powered by Board, las organizaciones pueden desbloquear una serie de beneficios, entre los que se incluyen:

  • Mejor alineación entre estrategia y ejecución
  • Mayor rapidez en la comercialización de nuevos productos e innovaciones  
  • Mayor rentabilidad y retorno de la inversión
  • Asignación optimizada de recursos y utilización de la capacidad
  • Mayor satisfacción y fidelidad de los clientes
  • Mayor resistencia y adaptabilidad ante el cambio

Pero lo más importante es que un proceso sólido de gestión de la cartera puede ayudar a las organizaciones a evitar los escollos de la complacencia y la inercia.

 

Dé los siguientes pasos

Si usted es un líder empresarial que busca mejorar su proceso de IBP, le animamos a que considere el papel fundamental de la gestión de carteras. Integrar la planificación de la cartera con la planificación de la demanda, la oferta y las finanzas puede impulsar una mayor alineación, agilidad y resistencia en toda su organización.

Por supuesto, no se trata de un viaje que pueda emprenderse en solitario. Una integración eficaz de la cartera requiere una combinación de experiencia en procesos, gestión del cambio y tecnología habilitadora. Ahí es donde socios como Oliver Wight y Board entran en juego.

Con décadas de experiencia ayudando a las organizaciones a transformar sus capacidades de planificación, Oliver Wight aporta una metodología probada y las mejores prácticas para la planificación integrada y la gestión de carteras. Y con la plataforma flexible y escalable de Board, las organizaciones pueden convertir rápidamente esas mejores prácticas en resultados tangibles.

En última instancia, en el vertiginoso mercado actual, la capacidad de gestionar su cartera no es sólo algo agradable de tener; es una fuente crítica de ventaja competitiva. Las organizaciones que puedan integrar eficazmente la gestión de carteras en su proceso de IBP estarán mejor posicionadas para impulsar el crecimiento, la rentabilidad y el éxito a largo plazo.

  • Autor(es)


Comparte los botones: correo electrónico linkedin twitter